La pobreza un delito en Venezuela. Sentencia: la muerte

Publicado el 27.06.2018.10:43 pm

El día de hoy la sentencia de muerte fue ejecutada por el estado venezolano contra mi HERMANO, matandolo poco a poco, al negarle reiteradamente los medicamentos y la atención médica, mas de una vez fue con todos los sacrificios y dificultades a penar a diversos centros de salud de Margarita.

Ante el primer episodio grave de su enfermedad, fue rechazado y enviado a casa, 5 dias de dolores y dificultades respiratorias, tuvo que esperar para ser atendido, luego de ruegos a médicos, enfermeras y demás especies burocráticas.

En el hospital mi hermana se las arregló para conseguir los insumos que debían por ley estar en este centro, se resolvió algo y al poco tiempo antes de completar su tratamiento fue literalmente echado para que lo siguiera en casa. Se debian conseguir medicamentos y seguir una dieta adecuada, no tengo que decir lo que pasó. Pregunten como está haciendo la gente en la Isla para vivir, es decir para sobrevivir, es ahora una norma peligrosamente aceptada, nadie dice nada, nada pasa, es parte de la cuota a pagar por no tener recursos financieros, (ese estado que llaman pobreza), lo cierto es que mi hermano recayó; una y otra vez se repitió el círculo vicioso mencionado, incluso en una oportunidad en un ambulatorio fue botado y acusado de indigente, lo intentó una y otra vez, buscaba una luz de esperanza, reclamando su derecho a una salud digna, una cruz que junto a mi hermana y a mi padre llevaron a cuesta, sometiendose a las mas viles humillaciones, a la ignominia de la dejadez, de la sordera, al régimen de la indiferencia, la soberbia de una casta que pretende convercer de que la realidad no es real, donde solo los que tienen billetes tienen el derecho a la salud.

Cuantos recorridos para conseguir un medicamento, para conseguir un plato de comida, cuanta miseria, hermano, querido camarada que apoyabas una causa que terminó sentenciadote a muerte.

Pareciera un plan sistemático contra los pobres, ayer (22de junio) me enteré que habian ejecutado a tres compañeros sentenciados a no ser dializados; 30 mas ejecutados por causa de perreras, esas jaulas malignas que han obligado usar al pueblo como transporte público; han ideado formas perversas de pagar el delito de ser pobres, con penitencias de colas infinitas bajo el sol inclemente para cobrar una pensión, o para la limosna de comida, o para una caja o para lo que sea, colas, busquedas frenéticas para sobrevivir, para el agua, para el gas, electricidad, telefono, etc, etc, etc.

Luis Daniel, hermano querido, esta carta va tarde, ya no hay tiempo para sanar tus heridas, ni para el arrepentimiento, los que te mataron, seguiran en su cruzada contra los pobres, arremetiendo despiadadamente, aniquilando los sueños.

El tiempo será implacable y tendré el valor de ver los rostros de tus verdugos, aquellos que te senteciaron, te aseguro hermano que los veré directo a los ojos, miraré sus profundas miserias, caerán arrodillados ante sus miserias.

Por Elías González