¡Democraticemos los partidos políticos, por favor!

Publicado el 22.11.2018.7:54 pm

Jairo García Méndez *

 

Un simple asomo a la historia reciente de los partidos políticos opositores, a su estructura interna, a sus prácticas, al modo como toman decisiones trascendentes,  diseñan sus estrategias políticas, participan en la Asamblea Nacional y en la coalición Mesa de la Unidad Democrática, hace surgir la evidencia de que violan de manera grosera y flagrante el principio democrático en su funcionamiento. ¿No me creen? Revisen sus bases programáticas, sus reglamentos internos, o mejor, su funcionamiento real, y nos encontraremos con la desagradable constatación de que no practican en lo interno lo que hacia fuera buscan reconstruir: la democracia.

 Salvo el MAS, quizás por la impronta de ese grande de la política venezolana que fue Teodro Petkoff, las normas internas de los partidos políticos (unos más, otros menos), favorecen muy poco las consultas a las bases, la libertad de participación, promueven poco la formación política de sus integrantes, se saltan las elecciones internas con socarrona facilidad, y sus avejentados dirigentes son hipersensibles a los militantes críticos y “reclamones”.

 ¿Cómo podemos esperar que surja un liderazgo político a la altura de las exigencias históricas que vivimos los venezolanos, si con las estructuras burocráticas y anquilosadas de las organizaciones internas de los partidos, ahogan las iniciativas de refrescamiento, le ponen barreras a liderazgos emergentes y no forman y motivan intelectualmente a sus militantes?

 Los venezolanos necesitamos practicar la política de la exigencia. Necesitamos ser ciudadanos exigentes y autoexigentes. La política de la exigencia requiere partidos políticos abiertos, con organizaciones democráticas, que inspiren y movilicen a la población.

 Tenemos que obligar a los partidos políticos opositores a democratizarse. Deben sacudir la listas de sus militantes e incrementar sus inscritos de manera libre, sin miedo a la participación ciudadana, y revisar de manera amplia sus bases programáticas, reglamentos y demás mecanismos de funcionamiento. Deben organizar elecciones internas, sin que les sirvan de excusa las trabas de las ilegítimas autoridades electorales: Organicen sus propias elecciones, con sus propias comisiones electorales, haciendo uso del principio de la autonomía de los partidos políticos, de carácter constitucional. ¿Muy difícil? ¿Les servirá de ejemplo cómo se organizaron los estudiantes de la Universidad de Carabobo en su reciente proceso electoral? ¿Habrán aprendido algo del 16J y de la cultura electoral del pueblo venezolano? No tienen excusas.

 Los partidos tienen que reactivar o mejorar sus escuelas de formación política y ciudadana. ¡Formen los líderes del futuro político del país! ¡Formen a los reconstructores de la democracia venezolana! ¿No hay tiempo, hay que salir de la dictadura primero? Eso decían hace 18 años.

 Demuestren que creen en la democracia: Abran los partidos a nuevos militantes, motiven la participación política dentro de sus organizaciones y convoquen elecciones internas. Luego sí contaremos con el liderazgo político que merecemos en las actuales circunstancias. Por ahora, las coaliciones que se formen tipo MUD, serán una reiteración infame de la cogollocracia.

 ¿Cómo obligamos desde la Sociedad Civil a la democratización de los partidos políticos? Con una iniciativa de pronunciamiento de la Asamblea Nacional, nuestra Asamblea Nacional. Podemos presentar un proyecto de reforma de la Ley Orgánica del Sufragio y Participación Política, que en tres o cuatro artículos desarrolle el principio democrático en la organización de las toldas políticas, incluida la convocatoria inmediata a elecciones internas libres, transparentes y ejemplares. O un Acuerdo Parlamentario en este sentido, más sencillo de aprobar, directo y seguible por la ciudadanía. Y veremos el surgimiento del liderazgo político de la reconstrucción de la democracia, la República, el Estado y el país.

 Por ahora, levanto la mano para inscribirme en el primer partido que democratice profundamente su organización y convoque elecciones internas. Aquí tienen un potencial nuevo militante.

 


[*]Abogado egresado de la Universidad Católica del Táchira, especialista en Derecho Público, profesor de Derecho Constitucional, con Estudios Avanzados en Derechos Humanos. Escritor, consejero de la Ciudad de Barquisimeto, director de Universitas Fundación y abocado a la reconstrucción de la democracia venezolana. Cree en la fuerza transformadora del arte y en el Derecho como instrumento del ser humano en su lucha por la libertad y la conquista diaria de mayor civilización. @jjgmendez